27 feb. 2008

Escrituras íntimas


Escribir es discutirse uno mismo, pelearse, negarse y darse otro, devenirse escrito.

Es una de las formas de la muerte, es morirnos adentro y salir a velarnos, es estallarnos contra un soporte y dolernos por el golpe, y gozarnos del golpe del soporte; es como hacernos agujeros, es suicidarnos siempre ante un desconocido, que siempre es distinto; es mostrarles las tripas, entrañablemente al otro que somos nosotros mismos, y al otro también.

Es una nece(si)dad de insultar al silencio de la palabra con algo, de rasguñar el vacío y ver que nada ha quedado en las uñas.

Escribir es cavar la fosa para nuestro propio entierro, es hacer un hoyo que dis-loca cualquier estructura linealmente concebida y constituida.

Es llegar siempre tarde a nuestro propio velorio, es verles las caras a los dolientes más cercanos y más indirectos, que se duelen y se indirectan.

Es un sepelio sin cuerpo, que preparamos y disfrutamos al hacerlo con nosotros mismos, en una mismidad que nos implosiona y nos saca hacia afuera, a lo otro de nosotros mismos, afuera, otro.

Es no poder permanecer por mucho tiempo en tierra, rodeado de humedad, de raíces, de gusanos; es ver las plantas crecer desde abajo, desde su raíz y el hacerse árbol del árbol.
Quizás los topos, las ratas y algunos perros enterradores de huesos hayan aprendido esto antes que nosotros; quizás ellos puedan llegar a nuestro entierro a tiempo, antes que nosotros, para hacerle a nuestra fosa túneles que nos lleven a otros lugares, y asi sentirnos vivos después de muertos en ese irnos.

Escribir es escribirnos, y no saber bien quién escribe, o si nos escriben; es dejar que nos desgarren y hagan hablar a los pedazos.
Las partes no llegan a ser el todo, al desgarrarnos nos hacemos otro y el mismo, escribiendo.


Esta omisión no quiere escaparle al problema central, sino, por el contrario, pretende asumirlo desde otro lugar.

2 comentarios:

Fer dijo...

este post está muy bueno, guiyo. yo siempre pensé que escribir era entregarse al cautiverio de la libertad, después leí eso mismo en ciorán y fue la primera vez que pensé que lo mejor era comprarme un cuaderno...
sigo pasando... tu blog es ya mi preferido.

Guiyo dijo...

me alegran tus pasadas Fer!! de mi cuaderno: escribí y hacete pedazos, si fuera necesario. Espero leer algo del tuyo.No sera mucho "preferido"?? Beso